La ciberseguridad en la robótica ha llegado para quedarse. ¿Listos para dar el paso?